Encuentra lo que buscas: Mujeres artistas, mujeres en el arte, otras mujeres y sus colegas invitados

30 de marzo de 2008

"Meraud Guinness Guevara, ma mère"Alladine Guevara

"MERAUD GUINNESS GUEVARA, ma mère", Alladine Guevara.
ed. Rocher, Monaco, feb.2007
col. Esprits libres
2007
309 pags
21 x 14 cm
ISBN : 978-2-268-06097-2
Resumen: La autora retrata su saga familiar de banqueros irlandes y aristócratas en la que creció su madre, Meraud Guinness, que muy pronto rechazó esa vida de lujo prefiriendo la compañía de pintores y escritores. Entre sus amigos estaban Jean Cocteau, Blaise Cendrars, Marcel Duchamp, Francis Picabia, etc. Se casó con el pintor chileno Alvaro Guevara, a quien dejó por otro pintor, y a quien su hija, Alladine, le fué retirada.


"Nacida en 1904 en Londres, Meraud Guinness recibió todos los dones: fortuna, belleza y talento, pero rechazó la vida mundana y el rigor victoriano de su educación y eligió consagrarse a la pintura. Su destino como artista le llevó a relacionarse entre otros con Jean Cocteau, Blaise Cendrars, Marcel Duchamp, Peggy Guggenheim, Gertrude Stein, Jean Dubuffet, Lucian Freud y Francis Picabia, que la convierte en su "pequeña alumna". Tras varias exposiciones en Nueva York, Londres y Paris, se casó con el pintor chileno Alvaro Guevara. Cuando Meraud abandonó a su marido por otro pintor, Alladine, su hija de cinco años, le fué retirada por el padre de Meraud, el banquero Benjamin Guinness, y confiada a Lady Eden, la belle-soeur de Anthony Eden. Alladine no volvió a encontrarse con sus padres hasta diez años después. Meraud, desheredada por su padre, vivía en Aix-en-Provence, en una mansión sin agua ni electricidad, donde ella recibía a sus numerosos amigos. Preguntada en la radio por uno de ellos -el escritor Charles-Albert Cingria-, Meraud expicó: "La conversación de Cingria era tan brillante que tenía la impresión de que de su boca caían joyas y que todas esas joyas caían sobre la modesta mesa de pino y se desparramaban por el suelo de la cocina y por todas partes, y me consideraba la mujer más rica del mundo porque ¿quién más podía pagarse un lujo así?". Mientras Meraud vivía una vida de bohemia, su hermano, Loel Guinness, recibía en su yate y en sus numerosas propiedades otro tipo de visitas: los Kennedy, Windsor, Churchill, Onassis, Niarchos, y Yul Bryner, sin olvidar al comandante Cousteau. Habiendo efectuado constantes idas y venidas entre estos dos mundos, Alladine retrata con emoción y humor el torbellino mundano y artístico de mediados del siglo XX y hace revivir una sociedad revuelta."
(Texto de la contraportada del libro. Traducción M.G.Bravo)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ayúdanos a mejorar; Deja tu opinión o comentario: